Cómo irte de vacaciones y que tus plantas no te echen de menos

¡Por fin ha llegado la fecha! Llevas un mes contando los días para comenzar tus ansiadas vacaciones. Te parece increíble que estés a solo unas horas de tirarte en la playa y disfrutar de un refrescante mojito, mientras te deleitas con el ruido del mar y las gaviotas. Ya tienes hecha la maleta y has creado la carpeta donde guardar tus billetes y las reservas realizadas. Tu frigorífico está vacío, la colada limpia y lo único que te quita el sueño son tus bonitas plantas. Llevas todo el año mimándolas y temes que, tras la vuelta de tus vacaciones, tengas que despedirte finalmente de ellas.

Para que no te veas en semejante situación desde Don Piso Badalona, vamos a darte unas recomendaciones para que tus amadas plantas estén en perfecto estado. Una opción es comprar macetas de autoriego. Estas se caracterizan por tener un depósito, que se encuentra aislado en el fondo, donde almacenar agua. Para proteger a nuestra planta del exceso de humedad que puede tener, te aconsejamos que pongas una capa de gravilla antes de verter la tierra. De este modo te asegurarás de que tu planta se encuentra en un ambiente óptimo para su supervivencia.

Otra gran opción es comprar unos conos dosificadores. En ellos podrás enroscar botellas de agua que irán vertiendo el líquido a la maceta. Lo único que debes consultar con el personal de tu tienda de jardinería es qué cono debes adquirir para tus plantas, dado que cuanto menos poroso sea, más durará la cantidad de agua de la que disponga. Por tanto, cada planta, según sus propias características, requerirá uno en concreto.

Por último, una opción más casera sería verter una cantidad de agua sobre un recipiente y poner algún tiesto de barro al revés. Este servirá de parapeto entre este primer recipiente y nuestra maceta, permitiendo suministrarle la humedad que requiere y manteniéndola correctamente hidratada.

Por supuesto,  ni se te ocurra poner tu maceta directamente sobre el agua, ya que es altamente probable que te la encuentre agonizando a tu vuelta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *