Principales problemas que puedes tener con el dueño de tu piso

Es la primera vez que has alquilado una vivienda. Hasta la fecha, la relación con el propietario es estupenda. Parece que os comunicáis perfectamente y, cada vez que te surge un problema o una duda, puedes contar con su ayuda. No obstante, no paras de escuchar el gran desencanto que otros amigos tienen con sus caseros. De hecho, alucinas cuando te cuentan las cosas que les ocurren. Por eso temes que puedas llegar a encontrarte en una situación de desprotección que convierta esta experiencia en unos de los momentos más negativos de tu vida.

Para evitarlo, desde Don Piso Badalona, queremos explicarte cuales son los principales motivos de conflicto que pueden producirse entre arrendador y arrendatario. De esta forma, estarás preparado para cualquier contrariedad.

Las disputas más habituales que nos encontramos en este tipo de relaciones son relativas a las reparaciones del hogar. Seguramente si relees tu contrato, encontrarás una cláusula donde se especifica que el propietario se hará cargo de las pequeñas reparaciones que puedan surgir. Sin embargo, cuando llegamos a ese momento, no son pocos los que se niegan y afirman que es el inquilino el que debe sufragarlo. Lógicamente, todo va a depender de lo que se haya estropeado o dañado, pero cuestiones como arreglar una persiana, el termo del agua o la lavadora, suelen correr de su parte.

Otra de las situaciones frecuentes, es que el propietario quiera acceder a la vivienda cuando lo desee. Lógicamente eso no se puede consentir, dado que se encuentra ocupada por otra persona y debe respetarse su intimidad. Solo se le debe permitir el acceso previo aviso y cuando sea debido a la necesidad de realizar alguna comprobación o reparación del hogar. Asi que, por ejemplo, si te marchas un fin de semana, el propietario no puede entrar sin solicitártelo.

Por último, no podemos olvidar las cuestiones económicas. Puede ocurrirnos que, cuando decidimos dejar esta vivienda, el propietario quiera cobrarnos la mensualidad en lugar de los días que vamos a estar. Si tu contrato termina el día 15, no tiene sentido que abones todo el mes. Así que, tendrás que sentarte y hablarlo con él.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *